Home Temas Hablemos de Humanización

Hablemos de Humanización

1.- ¿Por qué este término “humanización”? ¿No atendemos humanos?

apego_thHay muchos términos que señalan alternativas en relación a nuestros partos hospitalizados clásicos, por ejemplo “parto natural” “parto sin violencia”, “parto sin dolor” “parto sicoprofiláctico”. Estas diferentes modalidades, basados en diferentes principios, buscan acercarse a partos y nacimientos que respondan a inquietudes de las gestantes, evitando las intervenciones médicas innecesarias.

Probablemente lo que mejor representa las expectaciones de nuestro proyecto corresponda a algo semejante a “nacimiento ecológico”, o a “mamiferización” del nacimiento. No hay duda que estos términos se modificaran con los nuevos avances y conocimientos.

Cuando nos referimos a parto y nacimiento humanizado, nos obliga a detenernos un momento y reflexionar sobre nuestra idea de ser humano.

La idea de ser humano va a guiar todo nuestro proyecto.

El nacimiento humanizado se inscribe en una nueva y renovada mirada del ser humano y en una nueva concepción ética.

El movimiento es rescatar la ternura, la compasión, el sentimiento como esencial en el ser humano sin lo cual deja de ser humano. Rescatar la lógica del corazón. Es el corazón que conoce profundamente, la verdad muchas veces está oculta a los ojos.

La cultura basada en la idea que lo esencial en el ser humano es la razón ha fundamentado nuestra ciencia. Hoy el camino se abre hacia el sentimiento que permita una nueva cultura que posibilite la vida en el planeta.

Esta nueva modalidad no se refiere solamente a cambio de prácticas médicas avaladas por la evidencia científica, sino a lo que podríamos denominar una nueva cultura, porque compromete no solamente la medicina sino la trama social, la relación con todo lo que vive y existe, en resumen, todas las actividades humanas, donde el nacimiento es el inicio y determina el devenir de cada individuo y por ende, la sociedad. En esto se basa el texto “para cambiar el mundo debemos cambiar primero la forma de nacer”.

El proyecto de la tecnociencia se basa en una filosofía, en una forma de acercarse a la realidad que ya no es vigente.

Hablamos de nacimiento como el evento central, es rescatar el rol protagónico de la mujer gestante, en un contexto de naturalidad, porque la gestación es producto de la más grande intimidad entre dos personas, de una relación de afecto, de ternura privada y el nacimiento mantiene este hilo conductor de profunda sexualidad. El nacimiento, por lo tanto, es la fiesta de la vida y la alegría, la aventura del amor.

El rol del equipo de salud es cooperar, asistir, ayudar a que este evento se mantenga sin riesgo para la madre y el recién nacido(a).

2.- ¿Cuáles son las limitaciones del parto hospitalario?

El concepto de embarazada actual es de paciente embarazada. Se entiende a la mujer como enferma o pasiva paciente. El parto en un hospital se entiende en un modelo biomédico, como otra enferma, sin participación, la solución la entrega el equipo médico. Esto tiene un gran objetivo que se ha alcanzado y es de reducir al máximo los riesgos para la madre y el “producto”, con atención profesional del parto casi en un 100%. Se mantienen ritos de separación de la gestante y su familia en un ambiente de hospital, con diferentes intervenciones rutinarias como rasurados, enemas, vías venosas o sueros, posiciones en cama, acostada, controles diversos con diferente tecnología, medicamentos, rotura de membranas, anestesias, posiciones de parto cómodas para los profesionales pero muy inadecuadas para la mujer y la fisiología del nacimiento, episiotomías y un porcentaje muy alto de partos operatorios. El recién nacido es recibido por el equipo con aspiraciones de su boca, nariz, estómago, luces muy fuertes, muchas veces en un ambiente ruidoso y procedimiento como gotas en sus ojos, inyecciones y exámenes para ver su situación de salud. Todo esto en un ambiente de profundo temor, de riesgo y dolor.

La idea fundamental es mantener todo bajo “control”, manejar la situación, el dominio de la situación que traduce una forma de ver el mundo que es la que nos rige, el “pienso y luego existo” el imperio de la tecnociencia, que es válido para la enfermedad, pero es dañina para la gestante normal.

3.- ¿Esta nueva forma de atención tiene riesgos?

Hay diversos estudios que entregan evidencia científica respecto a:

  1. Menor necesidad de anestesia.
  2. Ambientes de nacimientos más hogareños mejoran los resultados en comparación a las maternidades tipo hospital.
  3. El porcentaje de cesáreas que tiene Chile, no tiene causa o explicación científica, lo ideal debe ser bajo 15 %.La cesárea tiene costos muy altos y tiene más riesgos para la madre y el recién nacido.
  4. El nacimiento en posición vertical en vez de acostado es más beneficioso para la mujer y el recién nacido, con menos tiempo de expulsivo, menos sensación de dolor, mejores resultados.
  5. No hay fundamento científico para rasurados, enemas, monitoreos electrónico en mujeres con trabajo de parto normal, ayunos, posiciones acostadas, episiotomía rutinaria, rotura de membranas para inicio de parto, aspiraciones del niño(a) al nacer, sección de cordón de inmediato, maniobras como hacerlo llorar.
  6. Es fundamental para el desarrollo del niño(a) el apego inmediato, sin interrupción.
  7. La posición vertical es la posición óptima para el nacimiento. La pelvis de la mujer en esta posición es más amplia, las contracciones son más efectivas, se aprovecha la fuerza de gravedad y el ángulo de encaje del bebé es más favorable para atravesar el canal del parto, existe menor riesgo de compresión de los vasos venosos.
  8. La mujer puede experimentar su parto como “maravilloso”.

4.- ¿Por qué se mantienen estas acciones, hábitos en nuestros hospitales?

Es una interrogante difícil de responder, la OMS señala lo siguiente:

“EL MANEJO MÉDICO DEL PARTO CUMPLE LA FUNCIÓN DE TRANSMISIÓN DE VALORES DEL SISTEMA”.

Entre estos “valores” se encuentra el temor, el miedo y no creer que la mujer es capaz.

La interrogante continúa.

¡El desafío continúa!

Para concluir debemos señalar que al “humanizar” el parto y nacimiento, el equipo de salud se vuelve a encantar con su labor de asistir, de cuidar la vida y volver a nacer cada día.

 
Buscar en Red Nacer